31 oct. 2016

El panorama de los móviles inteligentes (otra vez)

Ha llegado, de nuevo, el momento de buscar un móvil que reemplace a los préstamos que he estado usando estos últimos meses (más bien años ya), y eso significa realizar una búsqueda sin descanso de los mejores dispositivos dentro de un rango de precios de entre 100 y 130€ (porque no considero necesario gastarse más dinero viendo la actual oferta). Bien, pues tras unos días comiéndome el coco, leyendo foros y comparando sin parar, me he dado cuenta de que el duopolio que tienen montado Google y Apple con la telefonía inteligente es muy real, y en general nocivo para todos.

A la mayoría de gente le importa poco el modelo del móvil que se vayan a comprar (aunque sí que hay algunos que sí se preocupan: Si no es el último buque insignia de Samsung, Sony o LG, con las malditas especificaciones de turno que no entienden, no les vale), pero hay personas como yo que sí miramos un poco antes de gastar el dinero de nuestros padres en basuras (véase el móvil chino que me compré hace tres años ya, o un móvil de 700€ que te dura dos años). Llevo los 4 años de usuario móvil con Android, y aunque no me deja nada insatisfecho, considero que es el momento de probar nuevas cosas. Estoy un poco aburrido de necesitar móviles de mayor potencia que mi ordenador para poder usar las cuatro aplicaciones que necesito a un ritmo más o menos decente, de quedarme sin actualizaciones y de no poder usar aplicaciones por ello, y de que en general este sistema flojee por diversos lugares. Pero creo que, sobre todo, estoy aburrido de usarlos y quiero probar cosas nuevas.

Así que, mientras navegaba por diversas tiendas, me topé con los móviles de Microsoft - esos que usan Windows Mobile - y no pintaban nada mal. Por 125€ tenías un Microsoft Lumia 640 XL de 5,7 pulgadas (que para ver documentos en clase está muy bien), soporte para SD (para la música), y sobre todo un rendimiento de lujo para las especificaciones modestas con las que cuenta (que en Android no te valen ni para ejecutar Whatsapp a la vez que el navegador mientras escuchas música, ni para llegar al final del día con batería suficiente).

Ahora bien, esto venía con un precio: el sistema operativo Windows Mobile. Por lo que he podido ver con móviles de amigos, es un software que funciona muy bien, no da muchos fallos y tiene bastantes características por las que merece la pena. Pero claro, tiene un problema bastante gordo (para mucha gente), y es la falta de aplicaciones. Aparte de Whatsapp, Twitter y alguna app fundamental más, esta escasez hace que los usuarios estén totalmente descontentos - nos ponemos en situación: si yo veo a mi amigo que tiene un Samsung usar Snapchat y yo también quiero pero tengo un Lumia, no voy a poder porque dicha plataforma no tiene un cliente para mi SO. El amigo tiene un móvil que seguramente le ha costado el doble que el mío a pesar de que su rendimiento efectivo se reduce a la mitad, pero como no tengo Snapchat, no estoy contento. Yo quiero Snapchat, y por eso abandono el Lumia y me compro un Samsung (o, si me quiero poner aún más cómodo, un iPhone). El desarrollador de aplicaciones, al ver cómo la mayoría de usuarios prefieren usar Android antes que Windows Mobile, centra sus esfuerzos en hacer software compatible con ese primer sistema, muchas veces abandonando el resto. En resumen, es un ciclo del que es difícil salir.

Yo en particular no tengo mucho problema con la falta de aplicaciones populares - con un navegador, aplicación de correo, música, Whatsapp (porque no me queda más remedio), la calculadora y algo donde apuntar tareas voy muy bien, sin distracciones inútiles. Y si además puedo elegir entre tener más con peor rendimiento o tener menos con mejor, voy de cabeza a esta segunda (de hecho, en estos móviles prestados que escaseaban en cuanto a potencia, he borrado incluso los servicios de Google para poder funcionar medio bien - eso significa ni Google Play, ni Drive, ni Gmail, ni nada de esta empresa). Pero sé que como yo hay muy poca gente.

Como siempre en la tecnología y las empresas, tus acciones (no las de la bolsa) dependen siempre del efecto que vayan a tener sobre tus clientes. Es por ello que, actualmente, los teléfonos de Microsoft están prácticamente extintos (si no me equivoco, han pasado de tener una cuota de mercado en España del 3,9% al 0,8%, cifras ridículas) a pesar de sus evidentes ventajas. Incluso Microsoft se centra en desarrollar sus aplicaciones (Office, OneDrive y otras) para Android e iOS antes que para sus propios dispositivos (!), medio abandonando así a su plataforma - aunque no del todo, porque sorprendentemente siguen recibiendo actualizaciones con gran frecuencia.

Básicamente, a nivel de usuario normal y corriente Windows Mobile no existe, pero a mí me gustaría darle una oportunidad a un sistema muy bien montado (parece mentira viendo el rendimiento de su equivalente en PC y sabiendo que comparten la base Windows NT) y que se merece recibir más cariño de desarrolladores y usuarios, aunque sé perfectamente que hay pocas posibilidades de que remonte y este duopolio formado por Android e iOS pase a ser un trío, y los usuarios tengamos mayor libertad de elegir el móvil que queremos usar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario