6 jun. 2016

Discográfica Creative Commons

Ayer estuve mirando y preguntando en un foro de música y audio en castellano que suelo visitar, y creo que he medio tomado una decisión más para otro de mis proyectos.

Todos sabemos de qué va el tema del copyright en la música, todos sabemos que todos pirateamos música porque, simplemente, ahora mismo te puedes comprar 5 juegos por 1€, pero un álbum con 10 canciones te cuesta 15€, 20€ o lo que quieras pagar a partir de ahí.

A mi todo el tema de licencias, precios y demás me resulta una barrera infranqueable (como la metafísica para nuestro conocimiento, según Kant) en mi afán para colaborar con el artista y que siga trabajando en lo que le gusta. He pagado con mucho gusto 25€ por un compresor en formato VST frente a las empresas que por un producto la mitad de bueno te cobran 200€. He pagado 10€ encantado por un juego en fase beta a un desarrollador que va a vender ese juego a 20€ y no a 60€ cuando salga la versión final. Los modelos de negocio de Humble Bundle, Klanghelm, KV331 o Cockos, por ejemplo, me encantan, y creo que van más allá de ser una tienda: fomentan una filosofía económica a nivel de comercio-cliente diferente. Sí, al fin y al cabo te están vendiendo su producto, pero hay formas y formas de vender algo, y yo creo en otras formas alternativas. Y así como un precio justo, también hay que confiar más en el cliente si eso va a mejorar tu producto (aunque claro, para eso la gente tiene que cambiar también: no son sólo las tiendas). Por ejemplo, Cockos ofrece una versión demo de Reaper ilimitada, lo cual te permite probar el producto que vas a comprar sin ningún tipo de barrera. O Klanghelm, que te proporciona el software sin ningún tipo de sistema anticopia (que suelen ser molestos, por cierto).

Pero aunque hay ámbitos en los que ya van surgiendo estos modelos de negocio, en la escena musical vamos de mal en peor. Sí es cierto que hay páginas donde puedes comprar canciones sueltas (lo cual está bien), o puedes pagar mensualmente y escuchar toda la música que quieras (Spotify), pero no es suficiente.

A raíz de estos pensamientos míos, he pensado que quizás debería abrir yo una "discográfica" española (por supuesto), que vendiera música a precios justos (con el "paga lo que quieras", o "llévate toda la discografía con un descuento del 60%), con descargas digitales EN ALTA FIDELIDAD (no en mp3, por favor. Llevamos con ese maldito formato años y años, y durante estos años también se ha multiplicado la capacidad de nuestros dispositivos. ¿Por qué no comenzar a emplear FLAC, por ejemplo?). Ofrecería música de múltiples géneros, pero dentro de un ámbito determinado (electrónica, ¿no? Pues claro). Y lo más importante: música con licencias libres, Creative Commons, lo que se quiera, pero basta ya de copyright. Hay que proteger la obra de uno, pues claro: a nadie le gusta que la discográfica Sony (pedazo nombre) le robe los temas. Pero tenemos que poner todos de nuestra parte. Yo te doy libertad, aunque tienes que saber usarla.

Interesados en formar parte de este posible proyecto, por favor dejad un comentario o mandad un correo a mi dirección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario